DESMI, A.C.

Desarrollo Económico Social de los Mexicanos Indígenas, A.C.


HISTORIA DE DESMI

Mensaje de Victoria Espejo Villalobos (miembro de DESMI durante 21 años). Testimonio Histórico. 

En 1969 se fundó DESMI, A.C. en San Cristóbal de Las Casas, impulsado por Don Samuel Ruiz y un grupo de personas solventes interesadas en la cuestión social. DESMI era una institución nacional que tenía presencia en el Distrito Federal, en la Tarahumara, en el Estado de Hidalgo, en Yucatán y en Chiapas, trabajando principalmente con población indígena. En 1972 se formalizó la institución auspiciada por la Diócesis de San Cristóbal nombrándose Secretario Ejecutivo a Javier Vargas Mendoza, y se instala una oficina en la Calle Real de Guadalupe, ya que anteriormente los archivos se encontraban en la oficina de Don Raúl Jiménez Paniagua, Presidente de la Asociación Civil, así mismo se ocupó una secretaria que mantuviera la presencia en la oficina y llevara la contabilidad.

Según recuerdo, la oficina era sólo una tramitadora de proyectos de una sola agencia Catholic Relief Services, el trabajo consistía en enviar el proyecto, recibir el cheque en dólares, cambiarlo a moneda nacional y dárselos a los ejecutores del proyecto. En esa época se realizaron proyectos de agua potable, construcciones, carreteras, extensión del hospital de Altamirano, programas de reparto de leche, de ropa usada, etc. Uno de los primeros proyectos fue para la Misión Chamula que presidía el Padre Leopoldo Hernández, de feliz memoria.

Con la llegada de Jorge Santiago a la secretaría ejecutiva en 1974, se inició un proceso de búsqueda constante de lo que debería ser el Proyecto de DESMI: la diversificación tanto de Agencias donantes, como de solicitantes de proyectos y la preocupación de responder a las necesidades del pueblo de una forma pedagógica y organizativa. 

La relación con la Diócesis era decisiva tanto en la tramitación de proyectos como en los destinatarios de dichos proyectos, se hacían asambleas anuales de DESMI, en las que se revisaban los proyectos económicos, se hacían algunas críticas a su ejecución, se veía la posibilidad de tramitar otros. Estas reuniones llegaron a ser diocesanas, pues estaban representados todos los equipos, asistían también algunos directivos de Catholic Relief Services y posteriormente de OXFAM, así como los socios de la asociación civil: Don Raúl Jiménez, el Ing. Carlos Rodríguez, el C.P. Camerino Sanromán, el Sr. José Urtis, y el Sr. Zarquis.

En este tiempo comenzó la diversificación de las Agencias como OXFAM, de Inglaterra; Entraide et Fraternité y Broedelijk Denle, de Bélgica; posteriormente con Desarrollo y Paz de Canadá; etc.

DESMI, crecía....pero no tenía la capacidad de ejecutar un objectivo propio, ni intervenir directamente con los que se beneficiaban del proyecto ya que estaba supeditado a los requerimientos y planeamientos de los agentes de pastoral aún siendo él responsable directo de los proyectos ante las Agencias. De acuerdo con don Samuel se independizó DESMI de la Diócesis, conservando una relación de trabajo solamente.

 

Comenzó una nueva etapa para DESMI: dar mejor aplicación de los recursos para que las comunidades se beneficiaran económicamente, se fortalecieran, pudieran decidir por sí mismas y fueran gestoras de su historia y no para que se fortalecieran las instituciones donantes o DESMI. En largos diálogos tanto con las Agencias, como con las comunidades que recibían los apoyos se fueron gestando los objetivos, la metodología y las ideas para encontrar la eficacia requerida para cambiar las relaciones de producción y comercialización de la economía campesina.

En relación con las Agencias Internacionales de Cooperación al Desarrollo, Jorge en largos diálogos con los funcionarios que nos visitaban los convenció de que si querían verdaderamente “ayudar” a los pueblos en desarrollo, era necesario poner criterios de acuerdo con los beneficiados y no imponer los suyos y exigir resultados conforme a ellos según su cultura europea o norteamericana, uno era respecto a la “eficacia” cuantitativa, cuando lo importante, por ejemplo, era la capacidad organizativa que podía generar el proyecto. Entre otros logros de estas relaciones se consigue también el respeto de las instituciones hacia las comunidades, que visitaban sólo cuando estas lo permitían.

Se inicia el “Fondo Revolvente” para apoyar pequeñas iniciativas de producción agrícola y comercialización de la misma, tanto a pequeños propietarios como a ejidatarios y comuneros, fondo del que se disponía para dar préstamos que pagaban cada año, con posibilidad de abonar, y con el 1% de interés que pocas veces se cobraba, en general se les devolvía para que lo invirtieran en alguna iniciativa de la comunidad. Es de notar que salvo algunas excepciones, los pagos fueron cubiertos, y cuando no tenían para pagar venían a disculparse y a poner nueva fecha.

En los resultados de algunos de los proyectos se llegó a constatar un beneficio individual y no el de la comunidad, entonces surgió la idea del trabajo colectivo, el equipo elaboró una metodología para este fin y con la ayuda de agrónomos que en diferentes épocas colaboraron con DESMI se evaluaba el resultado de estos proyectos, no tanto en el sentido de la productividad, aunque también se consideraba importante, pero más bien en el resultado de la organización en el trabajo. Evaluando este trabajo nos dimos cuenta que algunos grupos se juntaban solamente para pedir el crédito y después para venir a pagarlo. Esto generó un nuevo criterio en DESMI, se apoyarían solo proyectos que solicitaran grupos pertenecientes a organizaciones sociales independientes.

El proceso de búsqueda sigue, de los colectivos ahora se pasa a la Economiá Solidaria, concepto que fue fraguando, lo que desde un principio se vislumbraba que podría ser el fortalecimiento del pueblo en lo económico, de tal manera que esto ayudara al fortalecimiento de lo social y de lo político. Así DESMI, A.C. más que una institución es un proceso de búsqueda que se abre a los cambios generados por la realidad, para dar la respuesta oportuna a las necesidades del pueblo en la consecución de una sociedad democrática.

Todo este proceso estuvo sustentado por la cercanía y diálogo con las comunidades en las que se tenían los proyectos, por un análisis continuo de la realidad, estudios, y diálogos con otras ONGs, con especialistas en cuestiones sociales, y gracias también a las personas que en diferentes épocas colaboraron con DESMI, y que se integraron al trabajo con verdadera entrega, asumiendo y creando al lado de Jorge lo que ahora es DESMI. Fueron muchas y a riesgo de olvidar alguna no las menciono. Y también a las Agencias donantes que se plegaron a los criterios y que fieles han seguido con su apoyo.

Es imposible abarcar todo un trabajo de treinta años en 20 minutos, hay mucho más que decir, pero éste es sólo un pequeño resumen surgido de una cabeza de la que el olvido se enseñora. No consulté ningún archivo, no sé fechas precisas. Lo que queda en mi es un gran agradecimiento al Señor por haberme permitido colaborar con un grano de arena a esta empresa que desea construir un mundo más justo y más fraterno.

 

 


Volver | Historia de DESMI | Organigrama | Cronología | Contexto Polìtico y Econòmico | Ejes Transversales |
Ejes Temàticos | Metodología | Zonas y Mapas | Colectivos | Economía Solidaria | Comparaciòn | Agencias de Cooperaciòn | Contactos

Comentarios o preguntas a desmiac@laneta.apc.org